24°

Fundación César Manrique

Fundación César Manrique

En Tahíche se encuentra la Fundación César Manrique, que se ocupa de conservar, estudiar y difundir la obra del artista. Además, esta fundación también promueve la cultura, el arte y el medio ambiente, a través de exposiciones, conferencias y publicaciones.

En 1968 a su regreso de Nueva York, César Manrique comienza a construir esta singular vivienda en medio de un río de lava, fría y negra, que fue causado por las erupciones de 1730 y 1736. Aquí vivió el artista hasta 1988 y hoy es la sede de la fundación que lleva su nombre.
La planta superior es un fiel reflejo de la arquitectura tradicional de Lanzarote a la que incorporó elementos modernos como grandes ventanales, espacios curvos, pasillos sinuosos y gran amplitud. En este nivel estaban situados el salón, la cocina y un cuarto de estar en lo que hoy día es la sala Espacios, donde se encuentra su colección particular con importantes obras de otros artistas españoles de su generación como Miró, Chillida, Tàpies, Picasso, etc.
La contigua sala Bocetos corresponde al antiguo dormitorio, una invitación de invitados y un cuarto de baño, y ahora pueden observarse bocetos de proyectos realizados o que nunca llegaron a ver la luz, pero que son una muestra más de la capacidad creadora de Manrique.

El nivel subterráneo tal vez sea lo más espectacular del edificio. Aquí se aprovecharon los espacios creados por cinco burbujas volcánicas naturales que el artista comunicó entre sí gracias a unos atractivos pasillos perforando la dura lava volcánica. Todas están decoradas con un gran gusto estético y en cada una de ellas hay un color que es el protagonista. En el centro de estas burbujas, nos encontramos con un jameo (cueva volcánica sin techo) en donde se encuentra una pequeña piscina de agua cristalina, una original jardín, barbacoa, horno, cuartos de baño e incluso una pequeña pista de baile decorada con obras del propio Manrique.

En este espacio de ocio y descanso, una frondosa vegetación se entremezcla con imponentes cactus que parecen tocar el cielo.

¿Te interesa esta información?

Descargar en PDF Imprimir Enviar Postal